VIGAS DE MADERA

VIGAS DE MADERA

En otras entradas hemos comentado que las casas de madera pueden tener diferentes elementos estructurales hechos de este mismo material, como las vigas de madera. Hemos hablado también de las bondades de este material en comparación con otros materiales más tradicionales.

Actualmente, la madera se está convirtiendo en un referente en el sector de la construcción. Está recuperando la importancia que tuvo antes de la aparición del hormigón y el acero. Como hemos repetido en otras ocasiones, su resistencia y propiedades mecánicas la convierten en un material cada vez más codiciado.

RESISTENCIA DE LAS VIGAS DE MADERA

Aunque se ha probado en diferentes construcciones que la madera es válida como elemento estructural, hay que demostrarlo. Nos referimos a que es necesario realizar ensayos y pruebas que evidencien que la madera será lo suficientemente resistente.

Por otro lado, hay que destacar que no todas las maderas son aptas para fabricar vigas. Solo la madera que pase las pruebas o ensayos que hemos comentado, será homologada. A esta madera ya testada se le denomina madera aserrada para uso estructural.

Como podemos imaginar, se ha elaborado una normativa que regula la resistencia de la madera. En concreto, la norma UNE EN 338 hace referencia al tipo de resistencia para madera estructural. A su vez, estas clases de resistencia también aparecen en el DB SE-M (Documento Básico de Seguridad Estructural de la Madera). Aquí, como decimos, encontramos 3 tipos de madera según su resistencia: madera maciza, madera laminada encolada y tablero para uso estructural.

TIPOS DE MADERA PARA VIGAS

Cuando se vaya a fabricar una viga de madera, son varios los aspectos que se deben tener en cuenta. Lo primero que debemos saber es la clase resistente de la madera disponible: obtendremos unos valores de flexión, tracción y compresión determinados. Esto nos indicará si es apta para el uso que queremos darle.

Esta clase resistente se dividen para coníferas y para frondosas:

        Para madera de coníferas tenemos 12 clases resistentes: C14, C16, C18, C20, C22, C24, C27, C30, C35, C40, C45 y C50. Las más usadas son la C16, C18, C24 y C30.

        Para madera de frondosas tenemos: D18, D24, D27, D30, D35, D40, D45, D50, D55, D60, D65, D70, D75 y D80. Las más usadas son la D24, D30, D40, D50, D60 y D70.

Los números que aparecen después de la C y la D hacen referencia al valor de flexión (en N/mm2).

En cuanto a los tipos de madera más usados en España para la construcción de vigas tenemos: varias especies de pino (silvestre, laricio, pinaster y radiata), eucalipto, castaño y roble.

Por |2020-10-08T12:31:52+00:00octubre 6th, 2020|Casas de madera|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario