TIPOS DE CALEFACCIÓN Y CÓMO INSTALARLOS

Descubre los principales tipos de calefacción y cómo instalarlos

La calefacción es un consumo energético esencial en nuestro día a día. Sin embargo, es una actividad de las que más energía gasta en el momento de su utilización. Por estos dos motivos conviene elegir un sistema de calor que más se ajuste a nuestras necesidades, con el fin de conseguir un ahorro en el hogar, tanto económico como medioambiental.

¿Cuáles son los principales tipos de calefacción?

A la hora de elegir un sistema de calefacción para instalar, hoy en día, podemos elegir entre diversas opciones. Las mejoras considerables en el sector han provocado que los clientes puedan no sólo optar por energías más limpias, sino también escoger tarifas y servicios perfectamente ajustados a unos usos y necesidades concretos. Esto provoca que el usuario consiga un mayor ahorro en el consumo energético del hogar, lo que repercute de forma directa y positiva en la economía doméstica de las familias y en los beneficios de muchos negocios.

A continuación se citan los principales tipos de calefacción, con sus consiguientes ventajas y

desventajas.

¿Cómo funciona una calefacción de gas natural?

Es una de las energías más limpias que existen para el funcionamiento de este tipo de servicios. Además, también es una de las más baratas. Su funcionamiento es bastante sencillo, pues permite controlar el apagado o encendido del sistema cuando el cliente lo desee, al tratarse de un circuito individual.

Entre sus principales ventajas destacamos que permite evitar los cambios drásticos de temperatura y mantener una misma sensación en todas las estancias.

¿Cómo es el funcionamiento de una calefacción de gasoil?

Su instalación sólo es permitida en viviendas unifamiliares, en ningún caso en otro tipo de viviendas. Es un funcionamiento ciertamente peligroso, puesto que funciona con  gasoil, el cual es un derivado del petróleo, con un elevado poder calorífico.

El recipiente de gasoil sirve para calentar el agua vertida y así poder provocar un calor en la casa. Al tratarse de un hidrocarburo como combustible, supone un consumo energético mucho más contaminante que el gas natural.

¿Qué es la calefacción eléctrica?

Cada vez son más las persona que utilizan este tipo de calefacciones gracias a su gran comodidad y compromiso con el medio ambiente. En efecto, es una energía de las más limpias y su instalación es verdaderamente fácil.

Sin embargo, cuenta con la ventaja de depender totalmente de la electricidad, puesto que las radiadores o calentadores han de estar enchufados. Esto provoca que sea una de las calefacciones más caras para las economías domésticas.

Calefacciones de gas propano y butano

Las calefacciones de butano son una gran opción económicamente hablando para aquellas zonas a las que no llega el suministro de gas natural. No es una energía tan limpia, pero es mucho más barata que la eléctrica. El inconveniente lo encontramos al tener que depender de las bombonas portátiles con las que se gestiona el suministro.

Por su parte, la calefacción de propano, es casi tan utilizado como la anterior, pues también es una de las principales opciones en zonas donde el suministro de gas natural no puede estar presente. Tiene un alto poder calorífico y también es una energía muy económica. Además, el propano se puede suministrar de tres maneras: envasado, a granel o a través de propano canalizado.

Calefacciones de biomasa o bombas de calor

Este tipo de calefacciones son menos comunes que las anteriores, pero su utilización ha ampliado mucho durante los últimos años. Por un lado, las calderas de biomasa se alimentan con residuos orgánicos, en especial de pellets, un material de gran poder calorífico fabricado a partir de serrín natural y virutas procedentes de los desperdicios de serrerías y carpinterías.

Por otro lado, las calderas de bombas de calor son una de las alternativas más empleadas de la calefacción eléctrica y de un sistema con elevada eficiencia energética. Esto se debe a que la bomba de calor tiene la capacidad de suministrar más energía útil, en forma de calor, de la que utiliza para su funcionamiento

Redacción: Álvaro Gómez Fernández

Por |2019-06-18T16:03:33+00:00junio 18th, 2019|casas prefabricadas|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario