PUERTAS DE INTERIOR

PUERTAS DE INTERIOR

Un día más seguimos encerrados en nuestras casas esperando que esta pesadilla del COVID-19 pase lo antes posible. Desde aquí queremos mandar ánimo a todos aquellos que más están sufriendo, en primera persona o en la de sus más allegados, las consecuencias de este virus.

Desde Ecoandeco intentamos seguir con nuestra actividad lo mejor que podemos. Por eso, seguimos publicando entradas que os puedan ser útiles en el futuro. Hoy hablaremos de los tipos de puertas que podemos encontrar en una vivienda.

Antes de nada, comentar que existen gran variedad de tipos de puertas que podemos elegir para nuestra casa. Pero, por simplificar, nosotros hablaremos de 2 grandes grupos. Por un lado, las puertas interiores (las que dan acceso a cada habitación). Y, por otro, las puertas de entrada a la vivienda.

En la entrada de hoy, para no extendernos en exceso, nos centraremos en las puertas de interior. En la próxima entrada pasaremos a hablar de las puertas de entrada.

PUERTAS DE INTERIOR

A la hora de seleccionar una puerta interior recomendamos fijarnos, fundamentalmente, en dos aspectos.

El primero es el relativo al tipo de apertura. Aquí dependerá del uso que se le vaya a dar y del espacio del que dispongamos en la vivienda. Podemos encontrar los siguientes tipos de apertura:

–        Abatibles: este tipo de puerta es el más común que encontramos en cualquier vivienda. Pueden ser de una o dos hojas. Por ejemplo, el hueco de entrada al salón suele ser más grande que el del resto de habitaciones. En estos casos podemos elegir entre poner una puerta de doble hoja del mismo tamaño o poner una parte fija y otra móvil.

–        Correderas: este tipo de puertas suele utilizarse cuando no hay demasiado espacio. A su vez, existen dos subtipos de puertas correderas:

  •       Correderas empotradas: en este caso, la puerta queda totalmente incrustada en la pared. Es necesario realizar obra para que la hoja de la puerta pueda empotrarse en el “casetón”. El “casetón” es una estructura que puede ser forrada con placas de yeso o de azulejo.
  •       Correderas sobrepuestas: la diferencia con las anteriores en que, en este caso, no es necesario realizar obra. Las correderas sobrepuestas quedan suspendidas de una guía que se queda fijada en la parte superior de la pared.

El segundo aspecto a tener en cuenta es la composición de la propia puerta. En este caso, podemos encontrar dos tipos de puertas según la composición:

–        Puertas huecas. Este tipo de puertas se caracterizan porque su interior está fabricado de panel de abeja. Su característica principal es la ligereza y por estar recubiertas por una chapa de madera.

Puertas macizas. Por el contrario, estas puertas están compuestas de aglomerado. Son menos ligeras que las puertas huecas, pero ofrecen mayor robustez y nivel de aislamiento

Por |2020-03-23T11:43:27+00:00marzo 23rd, 2020|decoración, materiales|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario