PROTECCIÓN DE LA MADERA

PROTECCIÓN DE LA MADERA EN CONSTRUCCIÓN

Hoy vamos a hablar sobre cómo podemos proteger la madera destinada a la construcción. Proteger este material es fundamental ya que su durabilidad natural frente a agentes bióticos no es alta. Entendemos como agentes bióticos los hongos y los insectos. Como decimos, si queremos usar la madera en el exterior, debe ser protegida específicamente para no tener un pronto deterioro.

 

PRODUCTOS PARA IMPREGNACIÓN

Como otros tipos de técnicas, la protección de madera ha tenido su proceso evolutivo. A lo largo del tiempo se han ido desarrollando diferentes productos que ayudan a aumentar su durabilidad. Durante el Siglo XX se desarrollaron productos para impregnación que tenían diferente naturaleza. Algunos de los más comunes:

–        Creosota

–        Sales de cobre

–        Productos orgánicos (azoles, permetrinas, etc.)

Además, al mismo tiempo, se desarrollaron diferentes sistemas que tenían como función la aplicación de estos productos. Son los siguientes:

–        Autoclaves de vacío/pulverización, vacío/inmersión y vacío/presión.

–        Sistemas de pulverización.

–        Sistemas de inmersión

TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS

Los productos para impregnación, por normal general, son bastante contaminantes. A principios del Siglo XXI se comenzaron a desarrollar tratamientos menos agresivos con el medio ambiente. Estos tratamientos le otorgan a la madera una alta estabilidad dimensional. Podemos decir que estos tratamientos se dividen en dos tipos:

–        Aquellos que provocan modificación térmica. Estos tratamientos se realizan en hornos de alta temperatura y procesos con vapor de agua. Otorgan cierta durabilidad biótica y bastante estabilidad dimensional.

–        Aquellos que provocan modificación química. Se realiza por impregnación de la madera a través de sustancias que modifican su estructura interna. Esto le confiere una mejora en la durabilidad biótica y también su estabilidad.

ESPECIES DE MADERA ALTERNATIVA

También tenemos la opción de utilizar otras especies de madera que, por su propia naturaleza, poseen unas características de durabilidad superior al resto. En general, se tratan de frondosas tropicales y tienen su origen en países tropicales. Estas maderas no precisan estos tratamientos/modificaciones para aguantar los ataques de los agentes bióticos. Entre las más comunes:

– Iroko.

– Elondo.

– Ipe lapacho.

– Teca.

– Jatoba.

Por último, comentar que existe la opción de realizar los diseños de manera en los que la madera se encuentre protegida de agentes externos. Como vemos, no se trata de un proceso a aplicar sobre el propio material. Estaríamos hablando de anticiparnos a estos posibles problemas e intentar evitar las causas que los provocan.

Por |2019-05-31T07:07:51+00:00mayo 31st, 2019|Casas de madera|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario