MANTENIMIENTO DE LAS CASAS DE MADERA

MANTENIMIENTO DE LAS CASAS DE MADERA

Cuando hablamos de nuestras casas es posible que nos imaginemos que el mantenimiento de las casas de madera es complejo. Nada más lejos de la realidad. Se trata de una tarea más de inspección y pequeñas revisiones que de otra cosa. Al fin y al cabo, a nadie se nos ocurriría utilizar un coche durante varios años sin revisar el nivel de aceite, los frenos o, incluso, lavarlo de vez en cuando.

LIMPIEZA

Lo primero a destacar en el mantenimiento de las casas de madera es que si la casa se encuentra limpia y ordenada, las revisiones se realizarán más fácilmente.  Un coche lo lavamos por higiene y para que “luzca” bonito. Si mantenemos limpia una casa, alargamos su vida y se apreciará mejor la belleza de los acabados.  De manera general, podemos recomendar limpiar una casa de manera un mínimo de dos veces al año. Es importante que en esta limpieza evitemos usar productos que dañen la madera como lejía o amoniaco.  En general evitaremos productos de limpieza que contengan un alto pH.

INSPECCIÓN

El paso que sigue a la limpieza es la inspección. Este proceso lo debemos de empezar por un punto en concreto que elijamos y seguir de manera que estemos seguros de que no nos falta nada por revisar. De esta manera aseguraremos que no nos falta ninguna pared ni rincón sin inspeccionar.

Si deseamos dar un paso más, también se recomienda realizar una grabación de la inspección. Con esto nos aseguraremos que todo quede registrado y podamos revisarlo cuantas veces queramos. Además, podremos observar cómo han ido evolucionando en el tiempo los pequeños problemas detectados.

Los problemas más típicos que podemos encontrarnos son los siguientes:

–                    Termitas e insectos: suelen aparecer en las maderas que están en contacto con el suelo. Para evitarlo se recomienda que toda la madera esté elevada del suelo entre 30 y 50 cm.

–                    Desgaste de las paredes sur y oeste. Estas paredes son las que más desgaste sufren debido a las inclemencias meteorológicas.

–                    Obstrucción de canalones y bajante. Este problema es más habitual de lo que pensamos y las consecuencias pueden ser bastante malas. Se recomienda comprobar su estado de manera periódica con la ayuda de una manguera.

–                    Goteras y grietas en buhardillas y ventanas. Tendremos que revisar que no existan entradas de agua.

En general, como podemos observar, el mantenimiento de una casa de madera no es para nada complicado. Lo único que tenemos que hacer es aplicar la lógica y realizar inspecciones periódicas. De esta forma evitaremos problemas mayores cuando detectemos el más pequeño síntoma de deterioro.

Por |2019-01-10T06:14:56+00:00enero 10th, 2019|Casas de madera|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario