INCENDIOS FORESTALES

INCENDIOS FORESTALES

Pues sí. Estamos en pleno verano y, por desgracia y como ya es costumbre, en plena ola de incendios forestales. Cada año, sobre todo en verano, se queman centenares de hectáreas de monte en España. Una realidad que entristece más la situación es que la mayoría de los incendios son provocados por el hombre. Bien debido a negligencias (colillas, barbacoas, etc.) o, directamente, a fuego intencionado. Solamente el 3% de los incendios se originan por causas naturales.

DEFINICIÓN Y TIPOS DE INCENDIOS FORESTALES

Desde Ecoandeco lo primero que nos gustaría comentar es la propia definición de incendio forestal. Se denomina de esta forma a un fuego cuando se propaga por terrenos forestales o silvestres de manera incontrolada. Este tipo de incendio se caracteriza por si gran expansión y velocidad de propagación. Los “ingredientes” necesarios para que surja un incendio forestal son: combustible (vegetación, ramas, desechos, etc.), oxígenos y calor.

Como para todo, existen diferentes clasificaciones de los tipos de incendios. Dependiendo del medio de propagación:

–        Fuego de suelo: como su propio nombre indica, este tipo de incendio se extiende a partir de material que encontramos en el suelo (materia orgánica en descomposición, raíces, etc.).

–        Fuego de superficie: este tipo se propaga a partir de la vegetación sobre el suelo (hojarasca, arbustos, trozos de madera, etc.).

–        Fuego de altura: tal y cómo podemos intuir, se denomina así al fuego que se propaga por las copas de los árboles.

Dependiendo del tamaño del incendio:

–        Grandes: se corresponden a incendios de más de 500 hectáreas.

–        Normales: incendios de entre 1 y 500 hectáreas.

–        Conatos: incendios que no superan una hectárea quemada.

PREVENCIÓN DE INCENDIOS

Una vez comentado todo lo anterior estamos en disposición de hablar sobre las medidas que podemos tomar para intentar evitar los incendios:

–        Conciencia social: es muy importante educar a la gente en el riesgo que tiene el uso del fuego. Esto se puede conseguir a través de campañas informativas.

–        Mantenimiento de las zonas forestales: esto se consigue a través de cortafuegos y con una red de pistas forestales y depósitos de agua.

–        Limpieza de bosques: mediante labores silvícolas y de desbroce.

–        Realizar quemas preventivas en aquellas épocas de bajo riesgo de incendio.

–        Adoptar medidas legislativas que estén enfocadas a la prevención de incendios. Nos referimos a evitar que ciertas personas o entidades puedan beneficiarse de este tipo de situaciones.

–        Endurecer las penas sobre aquellos que provoquen un incendio y aumentar la vigilancia sobre los potenciales posibles incendiarios.

–        Reforzar la vigilancia de los montes.

–        Ofrecer recompensas a quien delate a un incendiario.

Por |2019-07-23T18:22:23+00:00julio 17th, 2019|materiales|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario