LA HUMEDAD EN MADERA II

LA HUMEDAD EN MADERA II

Para terminar con el tema de la humedad en madera, la entrada de hoy será una continuación de una entrada anterior. Como dijimos, encontramos un % de humedad en madera de entre el 6 y 18%. Como es obvio, esto puede provocar problemas en el material y que este pierda parte de sus propiedades. A continuación, detallaremos algunos de estos inconvenientes más habituales:

–          Manchado de la madera. Este problema se debe, principalmente, a la aparición de hongos los cuales manchan el material. El manchado se suele producir en tonos grisáceos, verdes o azules. En este caso, tendremos que “pintar” la madera con el objetivo de disimular la mancha.

–          Grietas. El contenido de humedad/agua en la madera puede ir variando. Cuando hay pérdida de humedad, la madera se contrae. Estos esfuerzos de tensión pueden provocar la aparición de grietas y rajas. Evidentemente, el acabado del mueble u objeto pierde bastante calidad.

–           Deformaciones. Si la concentración de humedad es alta, es posible que al secarse la madera trabajada se deforme.

–          Debilitamiento de los adhesivos. Muchos de los adhesivos utilizado en las uniones de la madera son susceptibles de diluirse con agua. Por tanto, si hay gran % de humedad las uniones en los ensamblajes se verán debilitados.

–          Desprendimientos. Los objetos de madera suelen llevar un acabado de laca, barniz o pintura. Este acabado puede desprenderse si los poros de la madera, a los cuales se fija el solvente, están “ocupados” por agua.

–          Superficies lanosas. Este problema se origina en el procesado del material. Cuando una sierra o cuchilla corta una madera con mucha humedad, este corte no será uniforme. Esto se debe a que las fibras de la madera húmeda son flexibles. Al ser flexibles, no pueden ser cortadas uniformemente, sino que las fibras son aplastadas y levantadas con el paso de la sierra. Esto provoca que la superficie de una sensación de existencia de pelusa.

SOLUCIONES A LA HUMEDAD

Para solucionar el problema de la humedad podemos aplicar varios tratamientos. Estos tratamientos pueden consistir en la aplicación de aceites, pinturas o barnices especiales. Sin embargo, todos comparte el mismo objetivo: dar una capa de protección homogénea a la madera que evite el paso del vapor de agua del exterior al interior y viceversa. Los aceites suelen requerir más de una aplicación al año. Generalmente, el barniz suele ser más duradero que los aceites.

Como hemos comentado, cuando la madera empieza a acumular humedad es cuando aparecen los problemas. Por esto es fundamental aplicar estos productos uniformemente sin dejar ningún hueco. De esta forma evitaremos que el vapor de agua atraviese la madera. En caso de que la humedad aparezca, también hay posibilidades de reparación.

Por |2019-01-29T06:14:34+00:00enero 28th, 2019|casa de madera|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario