EL SECTOR MADERERO Y EL CORONAVIRUS

EL SECTOR MADERERO AFECTADO POR EL CORONAVIRUS

España, toda Europa y casi medio mundo nos encontramos en una posición difícil. Vivimos una situación de estado de alarma y la gente se encuentra confinada en sus casas. La actividad industrial y económica del país se está frenando por momentos y muchas empresas están pasando por situaciones complicadísimas.

El sector maderero y las casas de madera no son una excepción. Gran parte de los aserraderos y rematantes se están viendo obligados a reducir su actividad. Es sencillo: si baja la demanda del cliente final de tableros y derivados de la madera, la actividad de estas empresas se reduce.

Solo el sector de la tala de eucalipto para pasta de papel mantiene su nivel de demanda. Sin embargo, hasta en estos casos, la actividad se ralentiza debido a las dificultades de abastecimiento de proveedores con problemas.

 

PREVISIÓN DE CIERRES Y ERTES

Como es obvio, la situación no es nada halagüeña. Todo depende de cómo evolucione la crisis del coronavirus en los próximos días y semanas.  Desde algunas federaciones de aserraderos están avisando de que si esto se prolonga (que con casi toda seguridad así será), se verán obligados a realizar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo. Se apoyan en que, aunque la actividad forestal se mantenga, al bajar la demanda y aumentar las dificultades de transporte, el resto de la industria se verá obligada a parar.

 

LA EXCEPCIÓN DEL SUMINISTRO AL SECTOR ALIMENTARIO

 

Como en todas las crisis, siempre hay unas pequeñas empresas o sectores que pueden verse beneficiados de la situación. En este caso hablamos de las actividades dedicadas a la elaboración de envases, cajas y palés destinados a alimentación y servicios.

Como hemos adelantado anteriormente, la demanda de papel ha aumentado en estas últimas semanas. En concreto, la pasta de celulosa ha aumentado su demanda en un 20% este mes de marzo respecto al del año pasado. Por lo tanto, las empresas cuya actividad se centra en este tipo de producto, siguen manteniendo una actividad más que aceptable.

Pero también hemos adelantado que, aunque las empresas tengan demanda, pueden verse afectadas por el parón de algunos proveedores. Es el caso de los propietarios de la madera. Debido al confinamiento, esta gente ha tenido que detener su actividad. Y, aunque las empresas suelen trabajar con un stock de tala de madera de 3 o 4 meses, si la crisis se alarga en el tiempo, se complicará la situación.

Por |2020-04-03T09:34:33+00:00abril 3rd, 2020|Casas de madera, materiales|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario