ECOLOGÍA DE ANDAR POR CASA

ECOLOGÍA DE ANDAR POR CASA

Ya es sabido que en Ecoandeco apostamos por las casas de madera como viviendas sostenibles. Otro aspecto en el que nos gusta destacar es en lo relativo a la ecología, muy ligado con la sostenibilidad. En la entrada de hoy vamos a dejar de lado las viviendas y la construcción. Vamos a hablar acerca de cómo ser un poco más ecológicos en nuestra vida diaria.

En concreto, vamos a centrarnos en la gestión de 3 de los recursos que usamos a diario en casa. Nos referimos al agua, la luz y el gas.

AGUA

Todos somos conscientes del problema que tenemos con el agua en España pero sobre todo, el sur del país. Por ello se hace imprescindible hacer un uso responsable de la misma. No vamos a inventar trucos nuevos o fórmulas innovadoras. Todo lo contrario, simplemente hay que recordar viejos consejos que los hemos escuchado en multitud de ocasiones. Nos gustaría destacar los siguientes:

–          Intentar llenar la lavadora y el lavavajillas antes de ponerlo. Con esto, reduciremos el número de lavados y, consecuentemente, la cantidad de agua consumida.

–          Ducharse en lugar de bañarse. Como nos podemos imaginar, el consumo de agua durante un baño es bastante superior a cuando simplemente te duchas.

–          Cerrar el grifo mientras te duchas y te lavas los dientes. Estamos hablando de unos pocos minutos o, incluso, segundos pero si lo multiplicamos por todas las veces que nos lavamos los dientes y nos duchamos al cabo de un mes, los litros de agua desperdiciados son abundantes.

–          Tirar el papel higiénico y otros residuos a la papelera y no al inodoro.

LUZ

La electricidad es otro punto en el que podemos trabajar a diario para ser un poco más ecológicos. Son muchos los hábitos que podemos adoptar que nos harán reducir el consumo de luz. Dejamos algunos ejemplos:

–          Utilizar bombillas LED. Estas son mucho más eficientes que las bombillas tradicionales. También lo notaremos en nuestra factura de la luz.

–          Utilizar ventanas con un aislamiento térmico eficiente. Esto, aunque suponga una inversión inicial en las propias ventanas, será rentable a corto/medio plazo ya que el uso de la electricidad para climatización (tanto calefacción como aire acondicionado) se reducirá considerablemente.

–          Típico consejo que siempre hemos escuchado de nuestras madres: no dejar las luces encendidas. Ni otros aparatos eléctricos. Son pequeñas fuentes de consumo eléctrico que, al sumarse todas, se convierten en un gran consumo.

 

GAS

Por último hablaremos del gas. Cada vez más presente en nuestra vida diaria. Utilizado en radiadores, en calentadores e, incluso, en vitro cerámicas.  En este caso, podemos centrar los consejos en dos vertientes:

–          Por un lado la vertiente del gas como elemento de calefacción (en radiadores). Los consejos serían similares, en este aspecto, a los de la luz: usar ventanas con mayor eficiencia aislante.

–          Potro otra lado la vertiente del gas usado en los calentadores. Aquí valdrían los consejos aportados para reducir el consumo de agua en la ducha (cerrar el agua mientras nos enjabonamos, evitar los baños, etc.).

Por |2019-06-25T09:33:42+00:00junio 25th, 2019|materiales|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario