DEGRADACIÓN DE LA MADERA

DEGRADACIÓN DE LA MADERA

Como todos sabemos, nuestras casas de madera contienen materia orgánica. Y, como tal, puede sufrir el ataque de seres vivos o la acción de agentes abióticos que provocan su degradación. Esta situación produciría un problema ya que algunas propiedades de la madera se verían mermadas.

En la entrada de hoy vamos a comentar los dos tipos de agentes que producen estos efectos negativos en la madera. Explicaremos, sin entrar demasiado en detalle, cuales son las patologías más comunes de cada uno de ellos. En definitiva, hoy pondremos encima de la mesa las patologías de la madera.

AGENTES BIOLÓGICOS

Como hemos dicho, existen dos tipos de agentes que deterioran la madera. Los agentes biológicos son los primeros que comentaremos. Para que actúen estos pequeños seres vivos deben de darse ciertas condiciones de temperatura, humedad y presencia de oxígeno. Dentro de los microorganismos más comunes que podemos encontrar en la madera, destacaremos:

–        Hongos cromógenos. Tienen la peculiaridad de que se alimentan de las células vivas de la madera. Modifican el color de la madera, pero no afecta a sus propiedades de resistencia.

–        Hongos de pudrición. Este tipo de microorganismo se alimenta de la propia pared celular. En este caso, la resistencia de la madera si se ve mermada lo que impide que pueda ser utilizada como material de construcción.

–        Moho. Se trata de un tipo de hongo que solamente afecta al aspecto superficial de la madera. Aunque puede ser fácilmente eliminado cepillando la madera, es importante hacer ya que el moho podría convertirse en hongo de pudrición.

–        Insectos. Son muchos los tipos de insectos que se alimentan de la celulosa de la madera. Van abriendo “túneles” en la madera para buscar alimento y protección, provocando el deterioro de la misma.

AGENTES ABIÓTICOS

Pero la madera no solo se ve deteriorada por microorganismos. Existen otros agentes no biológicos que merman sus propiedades y debemos tenerlos en cuenta.

–        Deterioro por el efecto de la luz. El espectro ultravioleta descompone la celulosa de la madera, produciendo el deterioro de la misma. Se produce un cambio de color y el deterioro se produce, principalmente, en los primeros milímetros de la madera.

–        Humedad. La propia humedad atmosférica produce cambios de dimensiones en la madera. Esta variación en las dimensiones es debida a la penetración de agua y provoca su deterioro.

–        Fuego. Este agente es bien conocido por todos. El alcance de los efectos del fuego va a depender del espesor, contenido de agua y densidad de la madera.

Por |2020-01-09T21:34:35+00:00enero 16th, 2020|Casas de madera, materiales|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario