CASAS PASIVAS: HISTORIA Y FUNCIONAMIENTO

CASAS PASIVAS: HISTORIA Y FUNCIONAMIENTO

Hace algunas semanas estuvimos hablando sobre las casas pasivas. Comentamos, de manera superficial, el concepto, ventajas y desventajas de este tipo de vivienda. Sin embargo, nos dejamos otros aspectos importantes que resultan interesantes.

Por ejemplo, quizá hoy todavía haya confusión sobre cómo funciona una casa pasiva.

RESUMEN HISTORIA DE LAS CASAS PASIVAS

Para entender el origen de las casas pasivas nos tenemos que remontar unos cuantos años atrás. El ser humano siempre se ha esforzado en conseguir una vivienda cómoda en la que no pasar ni frío ni calor. Pero fue hace 30 años cuando dos profesores de arquitectura se plantearon una cuestión interesante. ¿Sería posible construir una vivienda confortable, en un país de clima frío como Alemania, sin apenas aporte de calefacción?

La idea original se basó en conseguir un aislamiento de mayor eficacia que el tradicional utilizando la llamada arquitectura bioclimática. Esta técnica se centraba en 2 aspectos fundamentalmente. Por un lado, se intentaba aprovechar al máximo el calor del sol. Y, por otra parte, se centraba en sistemas de ventilación para lograr una buena calidad del aire interior.

Finalmente, la casa ideada por estos arquitectos se construyó en 1990 y funcionó incluso mejor de lo esperado. Como ya sabemos, a esta nueva técnica de construcción la denominaron Passivhaus.

FUNCIONAMIENTO CASA PASIVA

Una casa pasiva se basa en no necesitar ni calefacción ni refrigeración artificial para mantener una temperatura confortable. Dicho esto, es lógico pensar que, para ello, debemos conseguir un aislamiento y estanqueidad bastante eficiente.

Si conseguimos aislar la vivienda de manera eficiente, en principio, no necesitaremos ningún tipo de sistema de calefacción. Por el contrario, necesitaremos un sistema de ventilación y climatización por aire que “recupera el calor”.

Este sistema de ventilación filtra el aire de manera que evita la entrada de polvo y otras partículas al interior de la vivienda. Si la temperatura exterior es baja, el sistema aprovecha el calor generado por las personas y los aparatos eléctricos. Sin embargo, si la temperatura exterior es alta, se expulsa el aire interior refrescando el nuevo que entra. De esta forma también eliminamos malos olores que puedan existir en el interior de la vivienda.

Por |2019-03-07T04:46:04+00:00marzo 5th, 2019|casa de madera|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario