Casas pasivas: el futuro y el presente de la sostenibilidad

Casas pasivas: el futuro y el presente de la sostenibilidad

Las casas pasivas o Passivhaus, como se conoce este estándar en alemán, se han posicionado como uno de las mejores opciones para reducir el gasto energético y reducir notablemente las facturas de luz y gas de las viviendas. No obstante, deben ser construidas atendiendo a una serie de parámetros para que realmente su consumo sea mínimo. Aquí te contamos sus principales características que las han colocado en el presente y en el futuro de la sostenibilidad, pero antes, hablaremos de las tarifas que recomiendan que tengan estas edificaciones. 

 Tarifas adecuadas para una casa pasiva 

No sería lógico tener una casa pasiva, construida desde cero para lograr ese objetivo, y utilizar una tarifa cuya fuente de energía sean combustibles fósiles que contaminan directamente al medioambiente. ¿Ahorramos energía en la casa pero dañamos el planeta por otro lado? No. Es aconsejable que para estos inmuebles se elijan tarifas que trabajen con energías limpias u ofertas para instalaciones de autoconsumo (muy propias de estas casas). 

A la hora de decidir qué tarifa de luz contratar ten en cuenta tus necesidades energéticas y manténte fiel en tu acuerdo con el medioambiente. Puedes utilizar un comparador de luz para que te ayude en esta tarea. Ten en cuenta que hay más de 300 comercializadoras en el mercado libre de la luz, alguna seguro que dispone de una oferta atractiva para ti.

Puede ocurrir que al mudarte a tu nueva casa pasiva te encuentres con que no tiene los suministros activos y tengas que dar de alta la luz y el gas con Endesa, Iberdrola, Podo o la comercializadora que elijas. No te preocupes, dar de alta la luz por primera vez con Endesa o cualquier otra compañía tiene los mismos gastos y el mismo tiempo de espera. El precio por dar de alta la luz ronda los 200 euros, no obstante, depende en gran medida de la comunidad autónoma donde se encuentre el suministro.

 Características de una casa pasiva

Cuanto mejor sea la base más fácil será conseguir el ahorro energético. Esto quiere decir que si la casa se construye desde el inicio pensando en este fin será más fácil alcanzarlo. Así es como funcionan las casas pasivas, estas edificaciones se caracterizan, entre otras cosas, por:

  • Sistemas de autoconsumo. El escaso consumo que tienen estas viviendas lo solventan con sus sistemas de autoconsumo instalados, como los paneles solares. Si sobra energía pueden cederla a la red eléctrica nacional y serán recompensados económicamente.
  • Aislamiento. Las casas pasivas están dotadas de una envolvente térmica continua con un aislamiento ubicado en ventanas, paredes, suelos y techos. De esta forma se mantiene la temperatura óptima para la calidad de vida de los habitantes.
  • Aire. Una de sus principales características es la estanqueidad del aire, se sellan todas las uniones entre los diferentes materiales del edificio. Así no se filtra por ninguna parte aire no deseado.
  • No son más caras. Al contrario de lo que se piensa, los expertos apuntan que tan solo está un 5% por encima del presupuesto de una casa tradicional y sin embargo el ahorro que crean es mucho mayor. Así que, sin duda, resultan rentables.

Si quieres saber más sobre estas construcciones de consumo casi nulo consulta este enlace.

Por |2019-12-19T08:10:23+00:00diciembre 19th, 2019|casa de madera, Casas de madera, Ecología|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario